Artículos

En 1984, al producirse su conversión al cristianismo, el periodista Darío Silva-Silva inició sus estudios de formación espiritual, al tiempo que lideraba, junto con su esposa Esther Lucía, un grupo de oración formado por amigos.

Ante la negativa de instituir una iglesia, dada por sus líderes nacionales de entonces, quienes preferían continuar al frente de un laicado, los miembros del grupo decidieron hacer uso de la libertad de asociación y conformaron la Corporación Unión de Hogares Cristianos, que obtuvo Personería Jurídica de la Alcaldía Mayor de Bogotá.

Al ser ordenado y consagrado como Ministro del Evangelio, Silva-Silva y sus compañeros en la mencionada entidad, tomaron la decisión de formar una iglesia cristiana, función debidamente autorizada por los Estatutos.  En aquel tiempo las iglesias no tenían existencia autónoma, pues la Constitución Nacional consagraba una nación “católica, apostólica y romana”.

La inauguración oficial de CASA SOBRE LA ROCA IGLESIA CRISTIANA INTEGRAL, se produjo el día 1º. de Septiembre de 1987, con la asistencia de 72 personas y el concurso de varios pastores reconocidos del país.
 

Church on the Rock, de los Estados Unidos, ofreció apoyo para que la nueva congregación se convirtiera en una dependencia de sus misiones, lo cual fue descartado desde un principio, ya que el fundador de esta obra fue terminante sobre la necesidad de crear una organización eclesiástica netamente colombiana y latinoamericana, sin nexos económicos ni de autoridad con ninguna otra, nacional ni extranjera, condición esencial en la que siempre ha permanecido.

En 1991, al reformarse la Constitución Política de Colombia, fueron definitivamente consagradas las libertades de conciencia y de culto, y CASA SOBRE LA ROCA IGLESIA CRISTIANA INTEGRAL, obtuvo su Personería Jurídica Especial, expedida por el Ministerio del Interior.  Los Estatutos que la rigen hablan bien a las claras sobre su forma de organización, doctrina, liturgia, autoridad y demás elementos que la caracterizan.